Voluntario de SED Mediterránea y Proyecto Bolivia

Aprendí mis primeras letras en un colegio marista que existió en mi pueblo Villanueva del Río y Minas (Sevilla) y mis hijos se han educado en el Colegio Marista de la capital hispalense. El mayor de ellos pertenece al Proyecto Bolivia. En el año 2000 nos invitó a su madre, Manoli, y a mí a formar parte de este grupo. No le costó mucho trabajo convencernos. Desde el 2001hemos ido en diversas épocas del año a Bolivia, hermoso país al que estamos enganchados.

bol20010005_edited.JPG


Pertenecer al Proyecto Bolivia y ser voluntario de SED ha sido una bocanada de aire joven y fresco que ha llenado y dado sentido a nuestras vidas. Para mí como pediatra es la posibilidad de seguir cuidando niños e interesado por ellos, y más ahora que me jubilaron y con sentido evangélico de “que todo los que hagáis con estos pequeñuelos, conmigo lo hacéis “.


He sido durante muchos años jefe de la Unidad de Nutrición del Hospital Infantil Virgen del Rocío. Se ha hecho una Unidad de Recuperación Nutricional en Comarapa para menores de tres años gravemente desnutridos, atendiendo a 200 niños y niñas, no sólo la función asistencial, la capacitación y prevención ha sido nuestra labor.


Es un dicho común por todos, que recibimos más de lo que damos y en nuestro caso esto se vuelve a repetir con creces. Ver las caras alegres de tantos menores compensa cualquier esfuerzo. La convivencia en las comunidades de los hermanos ha llegado a una amistad entrañable y un verdadero hermanamiento.

Colaboramos con SED en la gestión de recursos para desarrollar los proyectos que se nos piden, se ha llegado a formalizar un hermanamiento entre pueblos, Comarapa y Cantillana.


Nos parece muy importante participar en las exposiciones de SED, dando charlas de sensibilización, organizando mesas redondas y como mi situación actual de jubilado

me lo permite, pues dedico mi tiempo a ello. Me gustaría hacer una llamada para que este colectivo cada vez más grande y con posibilidades físicas y profesionales se incorpore al voluntariado, es una manera de rejuvenecerse y darle sentido a nuestras vidas. ¡Gracias por la acogida!


Manuel Pérez Pérez

Voluntario de SED Mediterránea y Proyecto Bolivia. Pediatra - 66 años.

Featured Posts
Recent Posts